Llámanos: +34 91 710 20 54 | Campus Virtual | Alumni

Power Point: recomendaciones para que sea un aliado y no un enemigo

Power Point: recomendaciones para que sea un aliado y no un enemigo

El Power Point y programas similares como Prezi se han convertido en recursos que habitualmente utilizamos cuando tenemos que hacer una presentación. Pese a que son un apoyo para el orador, a veces pueden convertirse en todo lo contrario.

Las aplicaciones digitales, ya sea Power Point, Prezi o Google Presentations, tienen un uso extendido en empresas y en centros del ámbito académico. De hecho, cuando a alguien se le plantea la idea de hacer una exposición sobre un producto o la presentación de un proyecto, automáticamente opta por utilizar estos recursos para darle forma al mensaje que quiere transmitir.

Esto se extiende a trabajos y exposiciones en clase en las que debemos dar a conocer un tema a los asistentes, a conferencias ante cientos de personas o a defensas de tesis doctorales. El Power Point parece haberse convertido por defecto en la llave para sacar adelante una presentación.

En esta realidad, en la que parece que pocos son conscientes de que quizá lo importante no es la presentación digital sino el mensaje que se quiere transmitir, es fundamental comprender que el Power Point no es el protagonista, sino que lo es el orador y, por supuesto, el contenido de la exposición. 

En muchas presentaciones lo que solemos observar es que estas están cargadas de textos e imágenes que no ayudan a comprender el contenido. Todo lo contrario, distraen. Cuántas veces hemos intentado atender al orador al mismo tiempo que visualizamos los recursos audiovisuales y nos ha sido misión imposible.

Si esto nos ha ocurrido en tantas y tantas ocasiones, ¿por qué nosotros, cuando tenemos que presentar un tema, hacemos lo mismo? Es necesario comprender que un buen Power Point puede favorecer la presentación de un mal orador, pero un mal Power Point también puede ser un enemigo claro para un buen ponente.

Por ello, te recomendamos una serie de pasos a seguir para que el Power Point no hunda tu presentación:

  • Piensa, en primer lugar, si es necesario o no complementar el contenido a transmitir con un recurso digital
  • Si decides utilizarlo, recoge las ideas principales que quieres trasladar y decide cómo puedes potenciarlas con esta herramienta
  • Sigue un mismo estilo durante toda la exposición
  • Evita los colores demasiado vivos o demasiado oscuros
  • Pon texto solo si es imprescindible y con un tamaño medio
  • Utiliza siempre la misma tipografía y no abuses de las mayúsculas
  • Elabora un principio y final llamativo, insistiendo en el mensaje principal que quieres transmitir a la audiencia
  • Cuando pongas imágenes o gráficos, no satures una misma diapositiva de contenido
  • No leas la presentación y no des la espalda al público solo porque necesites guiarte por el Power Point

Estas recomendaciones pueden servir de poco o de nada si el orador no ensaya la presentación. Dedica tiempo a preparar la exposición y cuida cada detalle. Proyecta la voz y muéstrate natural y seguro con el mensaje que quieres hacer llegar a tu audiencia porque, al fin y al cabo, es lo más importante.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies