La estrategia empresarial: ¿qué es y cómo elegirla?

La estrategia empresarial es el primer paso que debe dar el emprendedor

La estrategia empresarial es el punto de partida de todo proceso emprendedor y, por ello, debe ser el primer paso a la hora de empezar un proyecto.

“El patrón o modelo de decisiones de una empresa que determina y revela sus objetivos, propósitos y el tipo de negocio que va a perseguir”. Esta definición, formulada por K. R. Andrews en 1980, refleja la importancia que tiene para una empresa definir e implementar estrategias.

Las especificaciones de cada empresa y su entorno hacen que sea difícil definir estrategias universales, aplicables a cualquier empresa. Por eso, resulta fundamental que la estrategia de cada empresa se diseñe considerando sus características específicas. Pero, ¿cuáles son los factores que deben determinar la estrategia empresarial? Te ofrecemos 3 pautas que es imprescindible tener en cuenta:

1. La estrategia es una relación permanente entre la empresa y su entorno: es imprescindible estudiar el entorno y la situación del mercado para definir una estrategia adecuada. Algunos de los aspectos a tener en cuenta por la empresa son tanto la competencia actual como la potencial. La situación económica del ámbito de actuación de la empresa es un factor determinante; la crisis económica surgida en 2008 es un claro ejemplo de hasta qué punto puede condicionar el entorno a la actividad de una empresa.

2. La estrategia da respuesta a las expectativas del empresario: se deben definir visión, misión y objetivos a corto, medio y largo plazo, y adecuar la estrategia a estas y otras circunstancias internas de la empresa, como sus recursos y capacidades.

3. La estrategia es un modelo de decisión que establece políticas, acciones y adecuación de medios para cumplir los objetivos propuestos y permite la anticipación ante posibles adversidades a las que se enfrente la empresa.

Así, la estrategia fija las líneas de acción que determinarán el futuro de la empresa. Definir y formalizar una estrategia ayudará a que ésta sea conocida por todos los miembros de la empresa, permitirá un proceso de revisión y evaluación de las acciones propuestas y facilitará el análisis de la actividad de la empresa.

[Te puede interesar: Master in International Business]

Por supuesto, es fundamental llevar un control constante, una vez implementada la estrategia, del desarrollo de la misma, y tener la capacidad de corregir sobre la marcha lo que se considere oportuno.

En definitiva, tener una visión estratégica es una cualidad cada vez más demandada en directivos y empresarios; la estrategia empresarial es una herramienta vital. Conocer los aspectos a tener en cuenta y saber analizarlos es fundamental para definir la estrategia empresarial, de la que depende, en última instancia, la supervivencia de una empresa.

Las exportaciones españolas alcanzaron un récord histórico en 2018

Exportaciones Españolas

El Ministerio de Industria ha publicado los datos referidos a las exportaciones españolas el pasado año y anuncia un plan bienal para impulsar la internacionalización de la economía española.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha anunciado que las exportaciones españolas de mercancías se incrementaron un 2,9% en relación con 2017, alcanzando los 285.024 millones de euros, máximo histórico de la serie anual, lo que ha permitido mantener la tasa de cobertura en el entorno del 90%.

51.768 organizaciones, un 2,4% más que en 2017, exportaron sus productos con regularidad el pasado año. Nuestro país mantiene así, según Maroto, un sector exterior fuerte y sólido.

Además, 2018 fue un año especialmente positivo respecto a la inversión directa extranjera, que alcanzó durante los tres primeros trimestres los 34.897 millones de euros. Estos datos hacen que España sea el octavo receptor de inversión extranjera en el mundo y que continúe siendo un mercado muy atractivo gracias al crecimiento económico, la apertura comercial, las infraestructuras y el potencial de talento.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, con el fin de mantener esta tendencia positiva, especialmente en las exportaciones, desarrollará un plan bienal 2019-2020 que contribuirá al impulso de la internacionalización de la economía española. Se apoyará así la innovación, el desarrollo del capital humano, la política comercial, el refuerzo de la inversión extranjera productiva y la coordinación de políticas público-privadas.

El plan se estructurará fundamentalmente en el aumento de la base de empresas que exportan regularmente, la diversificación de los destinos de las exportaciones, el incremento del valor añadido de las exportaciones, y el aumento de la inversión extranjera en nuestro país.

Además, y teniendo en cuenta que las exportaciones no deben únicamente centrarse en los países de la Unión Europea y en los mercados con los que España comparte ciertas características, se van a poner en marcha los planes de actuación sectorial estratégica que se centrarán en mercados diferentes y que están en plena expansión.

El Master in International Business (MIB) de Next IBS junto con la prestigiosa Universidad de Salamanca, es un programa de posgrado innovador dirigido a la formación de profesionales especializados en comercio exterior y negocios internacionales, sector en auge y con creciente demanda de líderes, personas proactivas en puestos de responsabilidad, capaces de responder a los máximos niveles de exigencia.

Pymes vs. grandes empresas, ¿qué ventajas e inconvenientes tienen?

Ventajas de las pymes frente a las grandes empresas

La creación empresarial trae consigo algunas dudas para aquel que quiere sacar adelante un negocio, también cuando tiene que decantarse por el tipo de sociedad que va a crear. ¿Qué ventajas ofrecen las pymes frente a las grandes empresas?

Cuando alguien se plantea la idea de crear un negocio, no piensa en convertirlo de la noche a la mañana en una empresa de gran tamaño ni en una multinacional. Pero, muchas veces, este sí es el objetivo final de algunos emprendedores al pensar que las ventajas que ofrecen las pymes frente a las grandes empresas son menores.

Sin embargo, y como se suele decir, a veces menos es más, y la cercanía y la sencillez por la que se caracteriza una pequeña o mediana empresa puede ofrecer algunas posibilidades que los grandes empresarios no pueden plantearse. Repasemos algunas de ellas:

  • Permite controlar las acciones que lleva a cabo la empresa casi al milímetro. Cuanto menor sea su tamaño, más sencillo será organizar y gestionar que los objetivos se cumplan siguiendo los planes establecidos. Así, quien dirija la entidad puede saber en qué se están centrando los esfuerzos o qué dificultades se encuentran los empleados en su labor.
  • El punto anterior lleva a un mayor compromiso de los trabajadores, que se suma también al hecho de que, al ser el número de personal más reducido, la vinculación que tienen con la empresa y con el resto de compañeros es mayor.
  • Estos vínculos se traducen también en una mayor productividad y en una comunicación interna ágil que facilita que fluyan nuevas ideas y el trabajo en equipo.
  • Si las relaciones que se crean entre los empleados son más cercanas y personales que en una gran empresa, también el contacto con los clientes es más sencillo y directo. Esto permite conocer sus necesidades y sus gustos, ofreciéndoles así un servicio más personalizado.
  • Además, tiene una mayor capacidad para detectar y satisfacer necesidades muy específicas a las que los grandes negocios no llegan.
  • En una pyme la toma de decisiones es más rápida porque quien se encarga de ello es una única persona o un grupo reducido de ellas. La agilidad a la hora de tomar decisiones en algunos casos puede ser decisiva para conseguir un resultado u otro.
  • Por su estructura sencilla, las pymes tienen mayor capacidad de adaptación a los cambios que puedan surgir o a las continuas variaciones de los mercados.

Por el contrario, y por mencionar alguna de las dificultades que trae consigo la creación de las pymes frente a las grandes empresas, estas tienen más dificultad para financiarse, suelen tener costes más elevados y no tienen tantos recursos tecnológicos o poder de negociación como las grandes empresas.

[Quizás te interese: Máster en Creación y Aceleración Empresarial de Next IBS]

España creó en 2018 casi 100.000 nuevas empresas

creación-empresarial-2018

Los sectores del comercio y de la construcción fueron los más activos en la creación de nuevas empresas que, junto con las fundadas en el resto de áreas, supusieron una inversión de más de 5.300 millones de euros.

España cerró el 2018 con 96.289 nuevas empresas, una cifra ligeramente superior a la del año anterior y que ha supuesto una inversión de más de 5.300 millones de euros. Así, se vuelve a la tendencia positiva en el establecimiento de nuevas sociedades en nuestro país tras un 2017 en el que se había roto el camino de la recuperación iniciada en 2009.

Además, un total de 31.232 sociedades ampliaron capital el pasado año con un importe conjunto de 26.421 millones, un 0,7% más que en 2017, y los sectores más activos en la generación de nuevas empresas fueron la construcción y el comercio, que representaron el 43% de todas las compañías que vieron la luz en 2018 en España.

Por su parte, el número de sociedades que se disolvieron durante el año pasado fue de 22.338, de las que el 76,5% fueron disoluciones voluntarias y el 11% por fusión.

Esas disoluciones se produjeron, precisamente, en las Comunidades Autónomas donde más empresas se crearon: Madrid (21.661), Cataluña (17.563) y Andalucía (16.018). Mientras tanto, las regiones menos activas fueron La Rioja (405), Cantabria (753) y Navarra (833).

Y el 2019, ¿cómo ha empezado?

En lo que llevamos de año, se han creado 8.309 nuevas empresas, según los datos ofrecidos por la agencia de calificación Axesor y recopilados del Registro Mercantil, siendo el sector de la construcción, el financiero y de seguros los que más han crecido en el primer mes de 2019.

El capital suscrito para la creación de empresas en la actividad comercial se ha duplicado este enero con respecto al mismo mes el año pasado, alcanzando los 42,1 millones de euros. De hecho, el del total de las empresas alcanzó los 600,72 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 10,6%.

Cataluña ha liderado la actividad emprendedora con un crecimiento del 10,2% interanual​, con 1.744 altas. Como apunte, esta actividad sigue muy concentrada geográficamente y Andalucía y la Comunidad Valenciana, junto con Cataluña y la Comunidad de Madrid, representan el 70,3% de todas las empresas creadas en enero.

[Quizás te interese… Máster en Creación y Aceleración de Empresas de Next IBS]