Código informático: 4 claves para aprenderlo

Cómo aprender Código Informático

Una ciberseguridad efectiva depende, en gran medida, de su código informático. Especialmente con el aumento de ataques cibernéticos de los últimos tiempos. Cybersecurity Ventures estima que el coste global de estos se disparará hasta $10,5 billones para 2025.

Para garantizar la seguridad cibernética es importante tener una comprensión profunda del código informático. Estas habilidades no siempre son necesarias para los profesionales de ciberseguridad. Sin embargo, contar con ellas y mejorar sus habilidades de programación informática puede ser determinante.

Claves para dominar el código informático

1. La codificación y la ciberseguridad van de la mano

En la programación informática, la codificación es la disposición simbólica. Asimismo, es el conjunto de datos o instrucciones en un programa que una computadora puede ejecutar e interpretar.

En cambio, la ciberseguridad se refiere a la aplicación de controles, procesos y tecnologías para proteger datos, dispositivos, redes y programas de ataques cibernéticos. Sus objetivos principales son garantizar un entorno digital seguro y sin riesgos. También brindar una protección óptima contra el acceso no autorizado o la explotación de redes, sistemas y tecnologías.

Aunque los conceptos de codificación y ciberseguridad pueden ser independientes, funcionan mejor cuando se combinan. Del mismo modo, aprender a codificar permite a los profesionales de la ciberseguridad examinar mejor los programas o el software. Además, ayuda a rastrear las vulnerabilidades de seguridad, detectar códigos maliciosos y realizar tareas que requieren habilidades analíticas en ciberseguridad.

Esto supone muchas oportunidades de trabajo como programador.

[¿Necesitas asesoramiento académico? Reserva tu sesión de Mentoring gratuita]

2. La familiarización con los lenguajes de programación

Es fundamental para una óptima ciberseguridad. Conocer los principios del código informático en lenguajes de programación nos dará una idea de cómo se crean los programas, sistemas, software y sitios web. Esto nos brinda información sobre cómo los ciberatacantes los violan y explotan. Entre ellos, destacan:

  • JavaScript

Conocido como la «Lingua Franca» de la web, JavaScript es un lenguaje de programación universal y de alto nivel de la web. De hecho, JavaScript respalda 97,6 por ciento de todos los sitios web según W3Techs.

JavaScript funciona mejor si trabajas con cookies, manipulas controladores de eventos y realizas secuencias de comandos entre sitios (XSS). XSS implica que los atacantes inyecten scripts maliciosos en sitios web o aplicaciones web vulnerables. Con conocimiento de JavaScript, podemos prevenir y aniquilar ataques XSS.

  • HTML

El lenguaje de marcado de hipertexto.

El código HTML se puede inyectar en páginas web como un ataque XSS. También existe la suplantación de contenido: desfigurar un sitio web o dar información falsa a un usuario. Una página web falsa resultante puede contener un área de inicio de sesión que los piratas informáticos utilizan para recopilar nombres de usuario y contraseñas. Sabiendo esto, es crucial comprender cómo funciona HTML para proteger los sitios web u otros sistemas de tales ataques.

  • Lenguaje de consulta estructurado (SQL)

Cuando se trata de controlar bases de datos, SQL es el lenguaje de programación más codiciado. Administra bases de datos relacionales y realiza diferentes operaciones sobre los datos que contienen. Actualmente, la mayoría de los sistemas de gestión de bases de datos funcionan con SQL.

Comprender cómo funciona SQL hará que las bases de datos sean más seguras.

  • Python

Python es un lenguaje de propósito general de alto nivel. Se está volviendo cada vez más conocido incluso entre los expertos en ciberseguridad. Esto se debe a la legibilidad del código, la sintaxis simple e inteligible y el fácil proceso de ejecución.

Con él, podemos escanear redes inalámbricas directamente. También crear simulaciones de ataques y tener sistemas de detección de intrusos.

  • C y C++

Lenguajes que brindan acceso a la infraestructura de TI, como RAM y procesos del sistema, que pueden explotarse fácilmente si no están bien protegidos. Así, podremos encontrar vulnerabilidades y revertir cualquier ataque dirigido a operaciones de nivel inferior.

3. Garantizar una sintaxis adecuada

La sintaxis son las reglas que definen la estructura de un lenguaje informático. Ayuda a mantener las cuatro C de la codificación: integración de código, comunicación, consistencia y claridad. Sin ello, la semántica de un lenguaje es casi imposible de entender.

La sintaxis incorrecta hace que un código de computadora falle. Del mismo modo, los errores de sintaxis, si no se abordan, pueden presentar vulnerabilidades de seguridad cibernética. Por ejemplo, la omisión de filtros o el contrabando de solicitudes. En este sentido, los atacantes cibernéticos podrán evadir los controles de seguridad y obtener acceso no autorizado a datos confidenciales.

4. Comprender los algoritmos para la ciberseguridad

Los algoritmos y la codificación pueden parecer dispares. Pero, en realidad, están estrechamente relacionados, incluso si el primero es independiente del código.

Un algoritmo se define como una fórmula o procedimiento para resolver un problema. Es una herramienta para investigar problemas por adelantado; que identifiquen el mejor paso siguiente; y vean si el programa saldrá como se desea. Básicamente, un algoritmo incluye el proceso de acción paso a paso. En cambio, la programación es la implementación.

En definitiva, el código informático…

Es una gran ventaja de ciberseguridad. Asimismo, puede ayudarn a garantizar la seguridad de la empresa. En Next International Business School apostamos por la formación de expertos en este área. Gracias a un claustro docente formado por profesionales en ciberseguridad, los alumnos obtienen las últimas habilidades y técnicas. ¿Te gustaría especializarte?

El gran desafío de la Ciberseguridad: la falta de expertos en la materia

ciberseguridad

Las previsiones de los expertos señalan que en 2019 nueve de cada diez empresas sufrirán un ataque informático. Esto no solo se traduce en un aumento de la inversión en Ciberseguridad de las mismas, sino también en que el número de la demanda de expertos en la materia se multiplicará en los próximos meses.

El año 2017 se cerró con más de 120.000 incidentes de Ciberseguridad en España, y solo en el primer semestre de 2018 Windows registró 2,4 millones de casos de cryptojacking en sus dispositivos electrónicos, lo que refleja un crecimiento exponencial de los ataques informáticos que, sin duda, va a más.

Esta amenaza crece al tiempo que empresas e instituciones de todo el mundo hacen frente a algo más preocupante, que es la falta de profesionales expertos en Ciberseguridad, lo que lleva, irremediablemente, a la falta de personal cualificado en las organizaciones. Las previsiones del Centro para la Ciberseguridad y Educación indican que para 2022 habrá 1,8 millones de empleos sin cubrir en todo el mundo, 350.000 de ellos en Europa.

Estos datos se contrastan con los cálculos de Cybersecurity Ventures, que anticipan que de aquí a 2022 las ofertas de trabajo vinculadas con la seguridad informática se triplicarán. Así, se hace necesario buscar un equilibrio entre los puestos que se demandan desde las corporaciones y las personas que conocen profesionalmente este área.

Por ello, universidades y centros educativos ya han empezado a ser conscientes de la importante necesidad de formar a expertos en Ciberseguridad y han comenzado a ofrecer cursos, másteres y posgrados sobre este campo de estudio. En este sentido, y adelantándose a este paradigma, Next IBS ofrece el Master in Cybersecurity desde hace más de cinco años.

La necesidad de profesionales y el aumento de los ciberataques conviven con otro problema, que es la falta de información sobre lo que realmente es la Ciberseguridad. Muchas veces este término se asocia únicamente con la tecnología y los hackers, cuando en realidad es un campo que va mucho más allá y en el que se incluye el papel de desarrolladores, analistas de datos o auditores.

De esta forma, la creatividad y la innovación son dos elementos clave en el trabajo del experto en Ciberseguridad, tanto para aquellos que se dedican a reforzar la seguridad informática de aplicaciones, dispositivos…como para aquellos que trabajan por prevenir posibles ataques, ya que estas le permiten estar un paso por delante de aquellos interesados en robar información o en desestabilizar el funcionamiento de una entidad.