Llámanos: +34 91 710 20 54

Cómo ser un emprendedor joven y no morir en el intento

Cómo ser un emprendedor joven y no morir en el intento

Muchos jóvenes emprendedores se lanzan a la aventura de dirigir y liderar sus empresas. Pero ese camino es complicado  y requiere muchas habilidades. Ser líder implica responsabilidad, generar confianza y saber guiar a un equipo a través de un proyecto. Las habilidades de liderazgo deben ir mejorando con el tiempo, así que, ante todo, hay que evitar el agobio.

Cómo ser un líder joven y no morir en el intentoNext International Business School, escuela de negocios dedicada a la formación de las nuevas profesiones, ofrece su apoyo a los jóvenes emprendedores con programas de posgrado orientados a potenciar sus capacidades.

“El apoyo a los jóvenes emprendedores también se ofrece mediante su formación, para que este pueda huir de la pasividad, gracias al contacto con empresarios de éxito”, afirma el Dr. José Lominchar, director general de Next IBS. Todos los programas incluyen formación transversal, para que la preparación al mundo laboral sea mucho más completa.

“El liderazgo es una de las habilidades que más deben fortalecer los jóvenes emprendedores“, añade el  Dr. Manuel Campo Vidal, presidente de Next IBS. “Hay una necesidad urgente de liderazgo en todos los ámbitos”.

Desde Next queremos ofrecerte unas pautas, recomendadas por los docentes de la escuela, que todo emprendedor debe aplicar para convertirse en un buen líder, sea cual sea su esfera de trabajo y su edad, sin sufrir en el camino:

 

Escuchar

Muchas veces, escuchar es más efectivo que hablar, pero solo a quien merezca la pena. Lo demás, es ruido que puede apartarte de un buen objetivo. Como todo, en el equilibrio está la virtud, y lo mejor que puedes hacer es tomar una actitud relajada ante los comentarios de los que te rodean. Además, escuchar es un símbolo de compasión y comprensión, dos características que todo líder debe poseer.

Comunicar

Es una de las herramientas más poderosas de un líder. Los mejores ejemplos de liderazgo de la historia eran comunicadores de masas, tenían algo que decir que los demás querían escuchar. Además, buenas píldoras comunicativas pueden transformarse en motivación para tus empleados. Esto no significa que hagas promesas sin sentido, pero transmite tus convicciones con entusiasmo para que todos puedan participar.

Una buena comunicación es además, la base de relación con los subordinados. No se necesitan grandes parábolas ni mensajes complicados, todo lo contrario. Reflexiona sobre lo que quieres decir y dilo con ideas sencillas y claras, de forma directa y organizada.

Fortaleza

Una persona que además de fuerte lo parece, siempre tendrá a su alrededor mejores apoyos. Las personas con inquietud y trabajadoras se querrán acercar siempre a buenos capitanes del barco. La fortaleza no debe estar reñida con la comprensión, por ello, debes aprender a mostrarte fuerte en todo momento, pero con buen humor y un talante razonable.

Además, no debes temer a las confrontaciones, son una buena oportunidad para mostrar tu fortaleza. Si estás seguro de ti mismo, debes comunicarlo a los demás y un enfrentamiento puede ser una buena oportunidad para ello. Los malos líderes evitan siempre las situaciones difíciles o conversaciones complicadas, porque imaginan que van a desembocar en una confrontación y por ello eluden esa responsabilidad. Reconoce, cuando las haya, las discrepancias, y soluciónalas con firmeza.

Energía positiva

Suena a tópico, pero la buena vibra siempre es bien recibida. Hay que saber buscar el punto medio para reflejar lo en serio que te tomas el trabajo, pero siempre razonándolo y con positividad. El buen humor y la fe pueden hacer que te conviertas en un jefe del que todos quieren rodearse.

Pasión

No olvides que eres tú quien ha fundado, levantado, creado o ideado esta empresa, y que precisamente porque te gusta lo que haces y crees en ello eres tan exigente. Debes demostrar el amor por tu proyecto constantemente, ayudarás a que los demás se sientan más involucrados en él.

Admite tus limitaciones

Aunque seas el líder, no olvides que tienes limitaciones. Lo mejor que puedes hacer es reconocer tus puntos débiles en las cualidades de los demás. Esto significa que, una vez admitas hasta dónde no eres capaz de llegar, formes un equipo con personas que sí poseen las habilidades de las que tú careces.

El mismo Steve Jobs admitía este principio con esta frase: “Mi modelo de negocio son los Beatles: Ellos mantuvieron sus tendencias negativas en jaque, pero se equilibraban unos a otros y el total fue mejor que la suma de las partes”.  No cabe duda de que, si te rodeas de personas que pueden completarte, formarás un equipo mucho más fuerte. Debes saber y reconocer que los grandes proyectos son imposibles si se desarrollan y llevan a cabo en solitario.

Inteligencia emocional

Es una herramienta de éxito inmejorable. Al fin y al cabo, una empresa debe enfrentarse a cambios rápidos y en ocasiones drásticos. Cada día, hay retos que se convierten en amenazas, y si eres un líder emocionalmente inteligente, percibirás las emociones que te rodean, las podrás manejar y expresar. Ya sabes que para llegar a tu meta necesitas un equipo, y utilizando la empatía llegarás más lejos. Piensa siempre cómo te gustaría que te trataran a ti si estuvieras en esa situación y da las órdenes de esa manera.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies